¿Cuánto dura un juicio contra una prepaga?

Por Juan Bautista Torres López (h)

Cuando la salud está en juego, el tiempo resulta un factor crucial. Es habitual oír que un juicio -laboral, civil o comercial, por citar ejemplos- demora años en resolverse. Lo cierto es que cuando median razones de urgencia, como es común que suceda con las cuestiones de salud, los tiempos suelen abreviarse y un conflicto puede merecer
respuesta favorable en tan solo horas desde su presentación en la Justicia.

En el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las demandas por incumplimiento de Obras Sociales o empresas de medicina prepaga pueden tener curso en los juzgados de Primera Instancia en lo Civil y Comercial Federal. Canalizando la acción a través de un amparo de salud, es frecuente que los mecanismos se agilicen
considerablemente. Aún más, si se encuentran reunidos los requisitos técnicos y el conflicto lo amerita, el amparo puede acompañarse de una medida cautelar, que es una petición ante el juez para preservar el resultado que se busca con la sentencia en el amparo. De esta forma, por ejemplo, si se inicia una acción para obtener una operación
urgente, se entiende que el fondo de la cuestión puede demorar meses en dilucidarse. Si hubiera que aguardar dicho plazo, la operación correría serio riesgo de perder el sentido (el paciente podría, entre otras cosas, ver agravada su salud por el simple paso del tiempo). No obstante, una medida cautelar puede garantizar que dicha operación se
realice en el menor tiempo posible, siempre que se encuentren reunidas las condiciones y que así lo requiera y pruebe (al menos preliminarmente) el reclamante.

Leé también: 

© 2018 – Torres Lopez Abogados

logo-footer